miércoles, 10 de diciembre de 2008

Yo También Quiero ser Amigo de Alan

Es un viejo zorro, cuando el vendaval de críticas empezaban asomarse por la desidia y tardanza en elaborar el plan anticrisis para enfrentar la inminente hecatombe económica y por el escándalo aún vigente de los petroaudios apristas. Alan García tenía que desviar nuevamente la atención, y quien mejor que Magaly para extender sobre ella su brazo protector y hasta divinamente celestial, García, con un desparpajo digno solamente de su partido, tras su discurso inaugural en el nuevo penal de mujeres "Tarapacá" ,formulaba estas declaraciones: "Magaly tiene algunos detractores pero veo que hay mucha presión social, creo que ya es suficiente los dos meses de reclusión, vamos a analizarlo con la ministra de Justicia"... , estas declaraciones tomaron por sorpresa incluso al abogado de Magaly, Cesar Nakasaki quien saludó el manifiesto. Pero, ¿Qué pretende Alan?, el presidente busca conceder el indulto a la interna Medina quien ya lleva recluida en el penal 56 días, ¿no hay acaso problemas más urgentes que resolver en el país? que estar deteniéndose en menudencias tan triviales como es el caso de Magaly, que bien merecido y ganado tiene su encierro, la intervención de García, motivado por la "presión social" como el mismo lo indica, no es otra cosa más que su bien conocido espíritu populista que por momentos se resiste a morir, dándole al pueblo, lo que el pide. Hay que considerar también la estrecha amistad que une al presidente con la Medina, relación que se hizo evidente durante la campaña electoral y que hoy cobra favores.
Es paradójico y hasta insultante que hasta hace unos días el presidente García criticaba duramente al congreso por malgastar el poco tiempo que queda en esta legislatura para tratar temas insulsos, como el día de la Marinera o del tondero; sin embargo, ahora García nos viene con esta chauchillada llamada Medina.

No hay comentarios.: