martes, 17 de agosto de 2010

El Desliz de la Pontificia



Ya hace un año que ABET visitó las instalaciones de varias universidades peruanas con el objetivo de acreditar sus programas de ingeniería y desde entonces las pujas por tantear el veredicto de la prestigiosísima ABET ha culminado en discusiones absurdas que en esta semana han encontrado la luz respecto a los resultados.
Es conocido por todos que hace un año ABET visitó las universidades USMP, PUCP y UPC para acreditar varias de sus carreras de ingeniería. y como se preveia, los resultados de la acreditadora estadounidense han sido publicadas con prestesa en este mes, tal como se planificó desde hace un año. Sin embargo, la emoción de la Pontificia Universidad Católica del Perú por haber logrado la acreditación , ha permitido ver el lado obscuro de una desconocida faceta fraudulenta y engañosa que sorprende, viniendo de una de las casas de estudio más longevas de nuestro país. El día lunes 16 de Agosto la PUCP publicó en su página web principal y en el portal .edu, la noticia de su justa acreditación por ABET; esto no tendría nada de extraño, salvo que en el párrafo donde se desarrollaba y profundizaba la noticia podía leerse el siguiente fragmento: ...De esta manera, nos convertimos en la primera y única Universidad del Perú que ha sido acreditada internacionalmente por la prestigiosa acreditadora norteamericana... La PUCP a sabiendas que en la evaluación se habían presentado otras dos universidades (USMP y UPC) y con los resultados aún no conocidos, tuvo la irresponsabilidad de publicar información falsa respecto a su exclusividad en la consecución de la acreditación. Sin ninguna fuente, salvo su parecer, la Católica mintió a sus lectores con noticias que no tenían sustento alguno. Al día siguiente la USMP publicó en su portal la obtención de la acreditación ABET.
No es posible tergiversar la información con triquiñuelas deplorables como los cometidos por la PUCP, que aunque hoy subsanado por una corrección en la redacción original, el daño ha sido efectivo en los miles de internautas que al visitar su web consideran hoy por hoy que la PUCP es la única universidad acreditada por ABET. Cuando eso no es cierto.

jueves, 5 de agosto de 2010

Recuerdo del Chueco y Obscuro Sendero

Que duda le cabe al país de las ingentes hordas de sufrimiento y dolor que azotaron en los ochenta e inicios de los 90 a la población peruana. Bajo la sanguinaria figura de un pensamiento enfermo que caló como reguero de pólvora en las esferas estudiantiles universitarias y que desgració a un importante número de compatriotas inocentes. Hoy, el sendero, exhala sus últimos gemidos y se disipa en una nebulosa aún cargada de terror.
Hace casi 20 años, cuando niño, se escuchaban a lo lejos las detonaciones que sumergían a obscuras la ciudad y con la ingenuidad de mi edad preguntaba a mamá ¿Por qué hacen eso? - quieren llamar la atención, me decía . Inmediatamente después el cerro empezaba lentamente a iluminarse, cerca de tres a cuatro puntos amarillos y brillantes se movían en direcciones opuestas para después hacer aparecer otros más, formando una enorme figura visible a kilómetros de distancia. La hoz y el martillo brillaba y las sirenas policiales aullaban con una prestesa inmediata.
El artefacto en en boga de ese entonces, que brindaba hasta un cierto estatus social frente a los demás vecinos, no era la posesión de una tv a color, recientemente aparecida, sino que se reflejaba en la tenencia de un generador eléctrico. Tanta era la familiaridad con las innumerables noches de penumbra a causa de los derribos de las torres de alta tensión a manos de los terrucos, que hasta comerciantes hábilmente ingeniosos llenaron sus magros bolsillos con el negocio de alquiler de grupos electrógenos. La zona por donde vivía era considerada "zona roja" , término que años más tarde comprendí lo que significaba. Varios profesores de un colegio nacional cercano fueron apresados y algunos otros escaparon, dejando en el abandono a sus familias, ellos fueron acusados de pertenecer a sendero y los suyos confinados al ostracismo de vivir encallados con un estigma que hacía aún más difícil su situación.
Luego del barullo senderista y algunos disparos escuchados a lo lejos, la mañana aparecía con una tensión evidente , las paredes pintadas con lemas alusivos a la causa terrorista y una cuantiosa cantidad de panfletos con tinta roja servían de alfombra a los colegiales que prestos ingresaban al colegio.
Un diáfano recuerdo que aún perdura en mi mente se dibuja en una campaña evangelística al aire libre, donde mi familia participaba y desde luego también yo. Cerca de las 8, en medio del culto, las luces de los postes se apagaron, y la penumbra de la noche preparaba el trémulo escenario para lo que sería mi encuentro más cercano con la violencia terrorista. El predicador no amilanó su discurso ante la falta de luz y al parecer los asistentes tampoco, pues las alabanzas resonaban más fuerte alentadas por la adversidad del momento. Es cuando veo a lo lejos acercarse por la avenida principal un ENATRU (bus de transporte público) que reflejaba en su interior una luz muy extraña, conforme se acercaba, la expresión de los que tomaron conciencia de la situación evidenciaba la gravedad del suceso.
Pude ver muy claramente desde unos escasos 5 metros que un grupo de 4 personas amenazaba al conductor del vehículo con un arma, ellos llevaban trapos rojos que cubrían la parte inferior de sus rostros. Pude ver también que rociaban combustible en el interior del autobus y las llamas comenzaban a elevarse generando un humo negro muy cargado. Los asistentes empezaron a correr aterrorizados y yo casi fui pisoteado por la estampida, en medio de la muchedumbre solo atinaba a esconderme tras un muro, pues de alguna manera vino a mi mente la idea de que si el fuego alcanzaba el tanque de combustible del vehículo, este explotaría, arrojando esquirlas que podrían penetrar y matar a las personas a su alcance. Obviamente que buscaba con el pensamiento y la vista a mis padres que entre el gentío habían desaparecido. Más tarde los encontré un par de cuadras más arriba, preocupados por mi corta pérdida. De regreso a casa aún se avizoraban las copas de humo negro iluminados por las enormes lenguas de fuego, mientras las sirenas de la policía se perdían conforme avanzaba. Al día siguiente, la radio informaba el ataque senderista simultáneo, fueron tres ENATRUS secuestrados e incendiados con el saldo de dos personas muertas. Eran épocas difíciles, con privaciones y miedos que en ese entonces ningún niño de mi edad debió pasar.
Es por ello, que al ver en un vídeo los vítores perturbados de muchachos universitarios alentando la liberación del sanguinario, me flagela y tortura la moral.

martes, 3 de agosto de 2010

Justas Comparaciones


Si bien es cierto la ternura generada durante estas fiestas patrias por parte del Benjamín de los García ha llenado de titulares y notas periodísticas los poco productivos e intrascendentes quehaceres periodísticos. Es necesario y hasta exigente remontarnos a fechas y ocasiones similares atravesados en el contexto de la vida familiar presidencial.
La intención de este post no es realizar un juicio de valor respecto a los evidentes adulterios presidenciales que de por sí ya han pasado por el remojo de agua tibia. Sino hacer un símil de las brechas existentes en el trato poco justo hacia la anterior pareja presidencial representada por Karp y Toledo, que sirvieron de comidilla de burla ante las mínimas tropelias maritales peruposibilistas.
Es evidente que la ausencia de Pilar Nores a los actos públicos, donde la presencia de la primera dama es ineludible, obedece a factores de conflictos familiares. Cuya incunbencia concierne solo a los protagonistas de esta lamentable ruptura. Sin embargo, es menester resaltar las brutales diferencias en la información que la prensa local administró durante las epocas del matrimonio Karp-Toledo. Queda claro entonces que la satanización al excelente gobierno del partido de la Chacana tuvo hilos poco claros que hoy han desaparecido. ¿Cómo se explica ahora tanta permisividad?