domingo, 30 de noviembre de 2008

¡Firmes! , General

A propósito del nuevo pleito entre Chile y Perú desencadenado por las declaraciones del general Donayre en relación a la vida, pasión y muerte de los hermanos Chilenos, este ciudadano también mete su cuchara.
En una reunión y todo lo que se dice en ella, la privacidad es un elemento absolutamente indiscutible, más aún si esta se da en torno a conversaciones evidentemente coloquiales que en absoluto implican un compromiso en torno a políticas nacionales. Independientemente de los juicios de valor que podamos hacer al discurso del general dentro del contexto antes señalado, no puede ni debe dársele mayor importancia de la que realmente tiene, salvo que tras de todo este escándalo haya otros intereses que intenten, como lo han hecho ya, deponer del cargo a Donayre, esta última tesis que suena con fuerza y de la que también yo comparto, necesita de varios actores que juntos en sinfonía trabajen para un objetivo común, claro está con la anuencia de "tontos útiles" que en este caso sirvió para la causa: Rosa María Palacios, la noticia no tenía relevancia alguna, considerando en primer lugar que el video tenía un año de antiguedad y que la conversación que en él se sostenía no cabía al menor análisis, pues un explícito tono chacotero era motivo suficiente para desestimarlo, sin embargo, Rosa María Palacios tenía que levantar su noticia, sin prever las futuras consecuencias las cuales hoy estamos viviendo; luego de reventado el chupo y tras tomar conciencia del escándalo que había generado, intentó dar argumentos para justificar su indiscreta noticia, aduciendo que el cargo que asume Donayre es de suma importancia y debiera tener extremo cuidado en declaraciones así sean privadas. Yo me pregunto, ¿Qué pasaría si las declaraciones de Donayre fueses ciertas?, si es que realmente hay un peligro inminente de que tropas Chilenas crucen nuestras fronteras, y que el General en ese video bien o no, esté exponiendo los lineamientos de la política armada, ¿No sería acaso un acto de traición a la patria por parte de Rosa María Palacios al revelar secretos de estado? , obviamente no fue así, porque ella también lo entendió de esta manera, sin embargo, en su afán por la noticia, generó este pleito absolutamente insulso. Pero habíamos dicho que ella simplemente era la "Tonta útil", el verdadero urdidor de toda esta trama es el lamentable congresista suspendido Gustavo Espinoza, quién según un diario local fue el encargado de difundir este video, tanto a Rosa María Palacios como a legisladores Chilenos.
Si bien es cierto el comportamiento atípico del general Edwin Donayre le ha generado anticuerpos, creo yo, no son motivos suficientes para enconos personales y mucho menos institucionales como lo hace ver un documento firmado por sus detractores exhortando la moderación en su actuar. Pese a los cuestionamientos que sobre el se cierne en otros ámbitos, al menos en este caso se está cometiendo una injusticia.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Menuda Bronca, Del Castillo vs Álvarez Rodrich


Sí pues, no es el estilo que se acostumbra en radio programas, donde se trata con guantes de seda a personajes con evidentes cuestionamientos y tangibles elementos que motivan suspicacias, siempre y cuando claro está se apelliden Del Castillo, Garcia y Miroquesadas.
El ex presidente del consejo de ministros estuvo visceral en los estudios de RPP intentando limpiar su mancillada imagen, displicente como siempre, escupía y señalaba con el dedo a un gallardo Alvares Rodrich quien se defendía de las acostumbradas insolencias de este aprista, que con justicia se ha convertido en un adjetivo peyorativo. El impresionante desparpajo del ex ministro y jurásico congresista que hoy está enlodado hasta el cuello en el charco de la corrupción da muestras pues del pie cojo de su cantera política y de las falencias de su sentido moral.
Otro es el cantar de Raúl Vargas, periodista adulón y en extremo respetuoso por sujetos que no merecen las mínimas consideraciones, tanto así, que Jorgito del Castillo fue presto a cobijarse bajo sus grasas ante los embates de Alvarez Rodrich quien da muestra una vez más de su profesionalismo e independencia, virtudes que le costaron lamentablemente un Perú 21.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Comerciales de la USMP

Si bien es cierto, como toda entidad privada, la USMP no escapa a las estrategias que se rigen en el ámbito de la publicidad para dar a conocer los servicios que brinda en diversos ámbitos en que se desempeña, debido a ello, año tras año la inovación por impactar al público objetivo ha dado logros importantes y se resalta la eficaz manera de comunicar las consecuciones y potenciales de esta casa de estudios, aunque algunos de estos comerciales haya herido susceptibilidades de caviares de ventana como es el caso del spot televisivo "cuando te imaginas universitario..." .
Cabe resaltar que el taller de publicidad de la Universidad de San Martín de Porres ha sido premiada por la asociación nacional de anunciantes (ANDA) como "Mejor Taller de Publicidad Universitario en el año 2007".





















jueves, 20 de noviembre de 2008

Historia de una Eterna Jacket (finalizada)

Seguramente para el común mortal que no entiende de odontología este será un relato lleno de tecnicismos. Erase una tarde de verano en el alba de internado cuando por los parlantes una cadenciosa voz pronuncia " Eduardo Quea, acercarse a diagnóstico ..." que volvió a repetirse una vez más, el letargo producto del abrazante e inclemente verano fue despejado de inmediato por lo que me dirijo con paso rápido hacia el lugar en cuestión. Sandra, que en ese entonces le correspondía fungir de secretaria me avisa de la existencia de un paciente con determinadas características al que inmediato procedo a realizar apertura de historia, sin imaginar las vicisitudes, frustraciones, inclemencias, impaciencias y fracturas que vendrían.
Paciente de 39 años, con aparente buen estado de salud general, hace 17 años sufrió un traumatismo en la pieza 1.1 (incisivo central superior) el cual a los pocos meses presentó discromía, asiste a consulta por fístula en apariencia proveniente de dicha pieza. ante el examen radiográfico se evidencia zona radiolúcida a nivel del ápice del diente. Diagnóstico: necrosis Séptica de pza 1.1.
Papayita dije yo, ja ja ja cuan equivocado estaba.
La endodoncia no significó ningún problema y en dos citas ya estaba concluida, los problemas comenzaron en apariencia con un inofensivo perno remanium que no era tal pùes olvidé que el paciente había mencionado su deseo de una corona "jacket de porcelana" y es obvio que este perno gris metálico iba alterar el color de la corona, ¿que hago entonces? era mi responsabilidad y culpa, en una mano tenia el perno remanium ya colado y la otra la introducía resignado en mi bolsillo para sacar unos cuantos billetes dispuesto a comprar uno de fibra de vidrio y cementarlo con dual y vitremer, todo esto generó un costo de 65 soles. Con el perno listo y tallado era hora de la toma de impresión, una excelente y bien fabricadas copa de ripol traslado fielmente la línea de terminación entonces era la hora de todo el procedimiento de laboratorio (vaciado, colocación del pin, troquelado, delimitación y articulado ), orondo y contento me aproximo a laboratorio para entregar mi trabajo y allí el excelentísimo Dr. Navas (querido por pocos y odiado por muchos) me dio un argumento para integrarme al segundo grupo antes mencionado, quería que le entregase la toma de impresión. ¿que? este está loco me dije, volví a preguntar,¿pero porque? allí hacemos la cofia.. me contesto, ¿cofia? ¿mi impresión? con suerte está aún en los basurales de la clínica si es que no flotando en alguna playa de Lima, además la tome con alginato y se contrae rápidamente, no me la quiso aceptar; Con la cabeza hirviendo y mi articulado en mano abrazándolo como un bebe, me dirijo a pre laboratorio a consultar sobre esto al Dr. Contreras, él me dice que no es necesaria la existencia de la impresión. pero el dr. Navas, es el Dr. Navas. Que mas da, otra toma de impresión pero esta vez con hilo retractor y elastómero para que resista al tiempo y nuevamente el tedioso proceso de pre laboratorio que antes mencioné tenía que repetirse, pero, para mi disgusto el Dr. Contreras, sí, el mismo al que había recurrido en auxilio por la prepotencia de Navas, se había convertido esta vez en mi verdugo, me dijo lo siguiente: El espacio que hay para la corona es muy pequeño y si lo haces como está no va ha verse isométrico con el otro incisivo, una línea fría recorrió todo mi cuerpo y terminó en mi garganta. Otra toma de impresión, dicen que la tercera es la vencida, ok, esta vez nadie en salvaguarda de su integridad física podía ni tendría que decirme algo, todo esta bien hecho, había desgastado el otro incisivo para equilibrar espacios, y tenía la impresión en elastómero. fui a Laboratorio y creo que Navas leyó mi pensamiento y no me hizo problema alguno en la recepción del trabajo.
Es Viernes, el único día en que Marcos mi paciente puede asistir a consulta, hoy terminaría todo pues cementaba la corona, ya no vería más ese muñón el cual se me había echo familiar, realizo los desgastes necesarios y ajusto la oclusión, ya estaba listo para cementar, "estaba", hasta que llamé a mi docente de clínica Dr. Vásquez y comenzó a verificar la oclusión y todo quedó correctamente bien echo , hasta que. . . colocó su pulgar sobre el borde incisal y presionó la corona con unos cuantos newtons más de lo debido y un sonido sordo parecido al cuando se parte una cáscara de huevo me hizo fruncir el ceño, el Dr. Me miró y dijo uy, ese "uy" era lo que imaginaba, al retirar su mano de la boca del paciente dos trocitos rodaron por el guante hasta llegar a la parte mas profunda de la palma de su mano, y allí estaban, fracturados, separados, desfasados como un corazón partido, una gota de sudor caía por mi cien derecha y una incapacidad por reaccionar se apoderaba de todo mi cuerpo, allí estaba yo, inclinado hacia adelante mirando aún al paciente, con la mascarilla puesta, la cual cubría una boca abierta y estupefacta. Exhalé luego de unos cuantos segundos que se hicieron horas, y Vasquez, mi Dr. dijo: vamos a laboratorio a ver que podemos hacer, ¿que podemos hacer? ja ja una risa indignada en mi mente decía: ¡ya Nada!, habrá que repetirlo dijo navas, y todo empezó nuevamente de cero, luego de una semana después de haber gestionado la repetición del trabajo y tomado una nueva impresión ingreso con cara de pocos amigos nuevamente a laboratorio un día viernes , ya no es necesario mencionar mi nombre, todos, hasta los técnicos me conocen, navas dice !ahhh la Jacket de porcelana ! , no me hizo gracia su comentario y coloque el articulador con desdén como diciendo haber si esta vez sale y me retiré. El miércoles un presentimiento extraño me lleva a laboratorio a preguntar si el trabajo estaría para el viernes que, como ya dije es el único día que Marcos puede venir, increíblemente estaba listo, La corona reluciente brillaba como nunca y una sonrisa ligera comenzaba a formarse en mi boca, gracias dije con convicción a la señorita que entrega los trabajos, ya había dado un paso dirigiéndome a la salida cuando se me ocurre darle un vistazo detallado a la Jacket y.... "la pita que se partió..." Una línea vertical por vestibular surcaba evidentemente la corona desde el borde incisal hasta gingival, fisura que me hizo tragar saliva y retornar el paso dado para decir: ! oiga esto está fisurado ! ,la chica con sus característicos y graciosos gestos felinos cierra los ojos por un instante y agita la cabeza.. ¿como ?.. me pregunta ... uy si .... menos mal que te has dado cuenta porque hubieran dicho que se te ha caído... ! ya conoce a su jefe, Navas ! es cuando me di cuenta que estaba solidarizándose conmigo y miraba mis reacciones, voy a hablar con el Doctor, regresa dentro de 15 minutos. continuó......, durante ese lapso cual padre primerizo sentado en sala de espera intentaba imaginar las soluciones posibles a esa fisura hasta que se cumplió el tiempo y lentamente crucé el umbral de la puerta, Antes de gesticular palabra alguna Navas se adelanta y me dice: ... tenemos que repetirla... cada una de esas consonantes fueron como balas que penetraban violentamente hacia el estómago y no pude ya más, en ese instante por mi mente visionaba la imagen de Marcos asistiendo puntualmente a sus citas, viendo también al Dr. Vásquez con los fragmentos fracturados y comenzaba a formarse otra imagen troquelando, cuando recuperé la conciencia cual Goku en su ultima fase de transformación, supe que era el momento de atacar, dejar la parsimonia que nada bueno había traído y dije con un tono insolente. : Mi paciente ha sido precisamente paciente, esto es ya demasiado, como es posible que por una corona me tengan tanto tiempo así,.... había perdido el control y mi boca cobró vida propia.... ya estoy repitiendo tantas veces ese trabajo, mi paciente viene el viernes para cementar esta corona ¿ahora que le digo? ... Navas sin dirigirme la vista miraba la corona fisurada, tiene que estar para el Viernes dije con voz imperativa, usted tiene que asegurarme eso.... Es así como acordamos que un trabajo cuya elaboración tarda 4 días pudo acortarse a dos. Ya el viernes por la tarde estaba recogiendo mi nueva corona jacket de porcelana que no sé si fue sugestión o realidad el encontrar una micro fisura de unos cuantos milímetros de longitud pero que sin embargo pensé yo no influirá en nada, al fin hoy cementaré esta corona me repetía una y otra vez y se lo comentaba a todos quienes habían sido testigo de mis frustraciones, al probarla en boca "No adaptaba" (por salud hepática prefiero omitir todo recuerdo) el caso es que termine en pre laboratorio vaciando y troquelando la impresión de arrastre. El siguiente viernes como premonición no asistió el Dr. Vásquez, un riesgo menos de fractura me dije, es por eso que la supervisión de mi trabajo lo realicé con el Dr. Saavedra, al fin, el dual se escurría grandiosamente entre el muñón de fibra de vidrio y la porcelana y una luz azul ponía fin a una travesía exhausta e inolvidable, Marcos estaba tan contento que ese mismo día se animó a cambiarse por resinas unas feas amalgamas que desentonaban con la magnificencia de la corona. Yo, no cabía más de felicidad y todo era risa y chacota, con Marcos comenzábamos a sacar cuenta de la cantidad de impresiones, el número de citas y caíamos en risa. Pasaron tres días hasta que ...... El Lunes luego de una tarde desgastante como nunca antes lo había hecho mis ánimos estaban al tope, permanecí en pre laboratorio hasta cerca de las 8:30 de la noche confeccionando la cubeta para lo que sería mi prótesis completa, no había casi nadie en el tercer piso, mucho menos en el segundo, cuando terminé de ordenar mi locker era ya casi las 8:40 y había llegado la hora de retirarse, con el cabello húmedo y las manos en los bolsillos me dirijo al primer piso, desde las escaleras puedo ver de reojo a la Dra. Paccini en recepción con sus graciosos lentes observando un documento y hago como que no la veo pues no tenía ánimos de saludarla. Estaba a unos pasos del umbral de la puerta principal de clínica y al cruzarla detrás de las rejas derechas logro divisar la silueta de una persona, sin embargo no tomé importancia de ello y doblé a la izquierda, es cuando escuché que alguien llamaba por mi nombre, sin ánimos de exagerar al voltear, hubiese preferido mil veces ver un fantasma, era Marcos, quedé estupefacto, petrificado, gélido no era necesario que dijera algo, su presencia a esa hora y en ese lugar no tenía otra explicación. me dijo con un tono de voz lastimero : ... Eduardo e hizo una pausa como quien da una noticia terrible y no se atreve a hacerlo... mira.. continuó y mostró su diente, la oscuridad de la noche no pudo disfrazar lo evidente, y ni siquiera era necesario agudizar la vista para darse cuenta de lo que había ocurrido, dentro de mí la sangre parecía haber dejado de circular y se había convertido en mercurio, por un instante quedé con la boca abierta sin capacidad para responder y reaccionar, me tome la frente con la mano, una reacción poco usual pero que ameritaba el caso.... como no pude gesticular palabra alguna, Marcos continuó... estaba comiendo pollo a la braza y de pronto se rompió y mañana temprano tengo que ir a trabajar...... él intentaba decirme "hazme un provisional, Ya". Al mismo tiempo que exhalaba de mis pulmones el aire que había permanecido durante el curso de este trance decía ¿Ahora que hago?, me arrepentí luego de no haberme despedido de la Dra. Paccini quien era en estos momentos la fuente de mi solución temporal, con la convicción de una respuesta negativa me acerco sigiloso a la ventanilla de recepción donde Paccini continuaba en el mismo lugar con sus papeles, Dra.., le digo a través del vidrio, y comencé a relatar la frustrante historia con un tono de voz convincente y suplicante al mismo tiempo, mientras hablaba buscaba en mi mente el momento preciso para insertar el pedido, hasta que llegó la hora de disparar: .... Dra. ¿no puedo hacerle solamente su provisional ahora? , dije esto con la frente arrugada, las cejas levantadas y los labios contraídos, para dar más lástima aún, ..de ninguna manera, ya no hay docentes, ¿quién te va ha supervisar?... contesto secamente ella ... yo no podía rendirme, marco estaba esperando sentado y lograba verlo a través del reflejo del cristal que a ratos se empañaba con mi respiración cargada y jadeante producto de la estresante situación, continué insistiendo, tanto así que pude percibir un atisbo de compasión tras las resinas de sus gruesos lentes, Paccini por un momento quedó dubitativa y es donde aproveché para insertar un "... por favor doctora..." , ella finalmente daría su veredicto: ".... esta bien, pero no puedes entrar a ni una de las salas, trabajas en el sillón de diagnóstico y el Dr. Zevallos que te supervise", volvió a ser la Paccini de antes, pero que más daba, profundamente agradecido y a la vez presuroso mis piernas comenzaron a movilizarse, mas mi cabeza permanecía en la ventanilla con Paccini para decirle reverentemente un "Gracias, Dra", la pequeña felicidad de este logro desapareció cuando volví por Marco, se le veía preocupado, no tanto como yo, claro; lo conduje hacia diagnóstico donde creí podría hacer el provisional con ayuda y supervisión del doctor Zevallos, al sentarse en el sillón el Doctor lo examinó y e hizo una pregunta claramente acusadora ¿que has comido?... un pequeño conato de bronca se había iniciado y esta vez el pollo era el motivo de la disputa por resolver el motivo de la fractura, cada uno defendía su parte, el doctor atacaba con el hueso y Marcos se defendía con la carne, así pues cada uno disparaba por su lado: ... habrás mordido el hueso, ... sólo fue la carne, ... mi provisional era más resistente que esta, y en fin, yo escuchaba callado la áspera discusión hasta que me decidí por tomar partido, obviamente a favor de Marcos y los dos comenzamos a rebatir, yo incluso metí en la conversación la ineptitud de laboratorio, cosa que después me arrepentí, puesto que los trapos sucios se lavan en casa. El caso es que en esa funesta noche Marcos salió de la clínica en las mismas condiciones como ingreso, con una arruga más en la frente claro está. Yo no sabía como disculparme y le decía de todas las formas posibles que comprendía su situación y molestia por lo que acordamos una cita para el día siguiente, él tuvo que cancelar la importante reunión que tenía en su trabajo, sabía que no era el clásico "floro" de paciente puesto que con días de anticipación me había comentado de esta importante fecha, lo que hacía incrementar aún más mis sentimientos de culpa.
Aunque sábado no era el turno que correspondía al Dr. Vásquez, tutor de la corona de Marcos, ese día tuve que atenderlo y constatar in situ ante Purizaga, doctor de las mañanas, el desastre de esa corona con el fin de tramitar su repetición. En el intento por desprender el remanente de porcelana que aún quedaba adherido al muñón de fibra de vidrio modifiqué por consejo de Purizaga la anatomía de este, sabiendo que esto implicaría nuevamente la tediosa toma de impresión; Purizaga fiel a su estilo explicaba a Marcos las bondades de la porcelana y la inexplicable fractura de su corona. Terminado aquel día el provisional, una larga semana hasta el viernes me esperaba sin embargo , pasó cerca de 14 días , tiempo en que tardó todo el trámite para la repetición y otra toma de impresión. Llegado el momento la corona reluciente estaba lista para ser cementada, unos desgaste por aquí, unas silanizaciones por allá y me daba ánimos con una esperanzadora convicción del buen trabajo que había hecho, yo era famoso ya en ese entonces por mi corona jacket de porcelana y todos se acercaban a preguntarme : ... ¿ese es tu paciente?, ¿ya la cementaste?. La corona era una hermosura, tanto, que era difícil distinguirla del incisivo de al lado, incluso retaba a algunos de mis compañeros a descubrir cual era la corona y cual el diente natural, sea cual fuese la causa de las anteriores fracturas, estaba seguro que aquel día sería el último en que viese a Marcos.
Pasó más de una semana sin tener noticias de la abominada corona, por lo que asumí el éxito de mi tratamiento.
Era de noche cuando mi madre y yo salíamos de la clínica para subir al auto que esperaba en la puerta, teníamos planeado comer en la pollería Rockys a tres cuadras del lugar, para ello mi padre debía girar en "U" la avenida San Luis en dirección a Canadá, yo que estaba sentado en la parte posterior del carro pude ver los enormes condominios que frente a la videna se encuentran, de inmediato recordé a Marcos que vivía en uno de esos edificios, entonces le dije a mi Mamá: ... ¿te acuerdas de mi paciente?... al que se le paraba rompiendo la corona ..., ya no me ha llamado, menos mal que salió todo bien. Esa misma noche, ya en el restaurante mientras saboreaba el pollo a la brasa, recibí una llamada al celular, un trémulo nombre se podía ver en la pantalla, sí, era Marcos, ...ya vengo, dije y me aparté del bullicioso lugar templando y presintiendo lo peor, a pesar de toda la enorme bulla y la gran interferencia del celular que impedía escuchar lo que él decía, hubo un par de segundos en los que se confabularon los sonidos estrepitosos para dejar escuchar bien en claro la infausta frase: "se me rompió la corona", El techo de la pollería cayó sobre mí en ese momento y mis pies de plomo no podían volver a la mesa, mi jadeante respiración caliente contrastaba con la gélida mirada que fue advertida por mi madre quien pregunto: ... ¿que pasó? , y dije yo, mirando a un punto fijo con la boca semiabierta: ... se rompió.
Ya sea brujería o maldición, lo cierto es que me encontraba siempre haciendo los provisionales de emergencia los sábados y teniendo como testigo a Purizaga, quien me decía sorprendido: ... ¿que, otra vez?, yo ya no sabía donde meter la cabeza y para ser sincero, por primera vez unas gotas de impotencia se asomaban por mis ojos. En vista que hasta el momento íbamos de fracaso en fracaso, sin justificación alguna comenté a Marcos la posibilidad de cambiar el material de la corona por un modesto Adoro, Chromasit o Ivocrón, incluso se me pasaba por la mente una veener ivocrón, pero eso era caer en el submundo, el caso es que Marcos dejó a mi criterio la elección de su eterna corona. Yo, involucrado tremendamente con la responsabilidad de elegir el material, pedí consejo a cuanto doctor se cruce por los pasillos de la clínica, relatándole a cada uno mi triste historia y obteniendo de ellos su veredicto y compasión reflejado en una sonrisa o mano en el hombro que decía: .. te acompaño en tu dolor. Sin sacrificar la estética y darle mayor solidez me decidí por una corona metal porcelana sabiendo a priori que demoraría dos semanas más puesto que necesitaba la prueba de bizcocho. Llegado el viernes, que es el único día en que Marcos puede asistir a sus citas, era el momento de probar la estructura metálica, que para variar bailaba como una campanita sobre el muñón, peores cosas ya no me podían pasar, había adquirido cierta coraza ante los embates de esta execrable corona y miraba simplemente cansado con los hombros caídos a la estructura metálica, tomé una impresión de arrastre para tratar de cubrir con porcelana los espacios en los que no llegaba el metal y Marcos tenía la mandíbula y dientes casi luxados de tantas impresiones, el doctor Vásquez, bien gracias, evitaba todo contacto con mi paciente y yo simplemente hacía todo por inercia y con una profunda vergüenza. No recuerdo cuanto tiempo pasó desde aquel día, la cuestión es que luego de varias semanas estaba Marcos echado nuevamente en el sillón y yo tenía en la mano derecha una corona metal porcelana, dispuesto a terminar con esta pesadilla que no me dejaba dormir por las noches, ni vivir por el día; recuerdo cada instante el momento en que tendría que cementar la definitiva y ahora cambiada corona metal porcelana, aún no hacía nada y mi corazón ya empezaba a latir rápido, por primera vez elevé una oración antes de colocarle el ionómero de cementación. Estando ya cementada, la corona apenas excedía levemente en protrusiva, así que un simple desgaste debería ser suficiente, creí yo haber culminado, hasta que Marcos me dijo algo que no me había comentado en anteriores oportunidades, y que yo, debería haber verificado, lo que me dijo terminaría por resolver el misterio de las coronas fracturadas...
Desde ese entonces, antes de cruzar la pista recuerdo a mi gran paciente Marcos Rodríguez.

Logros ajenos

Capitalizar logros ajenos es lo que mejor parece hacer nuestro presidente García, puesto que simplemente se limita a cosechar los frutos que en el gobierno de Alejandro Toledo se forjaron. Un tratado de libre comercio con Estados Unidos del quien García sólo aportó con la rúbrica desmerece su participación y por lo contrario ensalza el loable esfuerzo del equipo de trabajo presidido por Toledo, quién a pesar de las diatribas y burlas del partido de la estrella supo dirigir este proyecto que hoy es una realidad.
Tantos fueron los gobiernos de turno, que hicieron del gas de camisea un elefante blanco, sin la capacidad ni voluntad para poder iniciar un proyecto serio de explotación y uso de este recurso natural, que si bien es cierto involucraba ingentes cantidades de dinero, de ninguna manera justificaba su abandono. Gracias al gobierno de Toledo se inició en el Perú la explotación y consumo de esta energía barata que nos independizará de alguna forma del volátil precio internacional del petróleo.
La recesión económica que afligió al Perú durante décadas, llegó a su fin con el gobierno de la chacana, es así que por primera vez nuestro país se consolidaba como nación líder en crecimiento económico, superando incluso al floreciente Chile, hoy, sin desmerecer los esfuerzos que el equipo de García ejecuta, se goza del denuedo de quienes en su momento no fueron para nada reconocidos.
Las cumbres de este año en los que García expone su mejor traje, tampoco son parte de su gestión, puesto que la realización tanto de la ALCUE como de la APEC fueron peleadas y conseguidas por la gestión de Toledo.
Como fuese, esperemos que García sepa al menos sacar provecho de los buenos vientos que para el Perú se auguran.

sábado, 15 de noviembre de 2008

El Sucio, el Caleta, El Pleitista y el Suertudo


La serie de posteos publicados para tratar de escudriñar y explicar el actuar de nuestros amigos rateros nos llevan a clasificarlos de la siguiente manera: el Sucio, el caleta, el pleitista y el suertudo.

El Sucio
Tomé conocimiento de esta modalidad delictiva mucho después de haber sido víctima de ella, básicamente y como casi todas las formas de hurto aquí presentadas, esta ocurre en la Combi(transporte público). Previamente el ladrón luego de haber seleccionado a su víctima, aprovecha el apilamiento humano y las sacudidas producto del normal desplazamiento de la combi, es en ese entonces que ensucia la prenda de la persona afectada, sin que esta se dé cuenta, con un líquido medio viscoso que en la mayoría de casos es de color naranja, ubicado generalmente en el lado opuesto del sitio de su acción delictiva, es decir que si su objetivo es el bolsillo de la casaca izquierda, el ladrón ensuciará el lado derecho y viceversa; inmediatamente después de este paso entra a tallar un segundo ayudante, quien hará notar a la víctima que su prenda está sucia y le obsequiará insistente un papel para que haga su limpieza, esta segunda persona continuará distrayendo a el infortunado, mientras que del lado contrario el otro sujeto ya extrajo el objeto de valor, consumándose así el robo.

El Caleta
Esta es una forma clásica de hurto en la combi y algunos paraderos e incluso en centros comerciales y ascensores. Con conocimiento de causa relataré mi historia:
Muy temprano en la mañana, cerca de las 7:00 a.m , cuando el micro de detenía en un paradero de Lima, "siempre" y resalto esta palabra, dos sujetos abordaban al micro de la misma empresa de transporte para iniciar su faena choril, elegida la víctima, osea yo, se posicionaban cada uno a ambos lados de mi y sin que me diese cuenta, comenzaban a extraer la billetera de mi bolsillo trasero, abrir la mochila y darse un gran banquete; cuando intentaron sacar el celular de mi bolsillo delantero es cuando tomé conciencia que estaba siendo asaltado, bajé la mirada hacia mi pantalón y la mitad del celular ya se encontraba fuera, uno de ellos hizo como que tenía calor y quiso abrir la ventana que se encontraba delante mio, al ver yo su rostro, no tuve la menor duda, era el sujeto que todos los días subía al carro para hurtar, y esta vez yo era el agraviado. Revisé mi mochila y todo estaba abierto.

El Pleitista
Aquí, nuevamente dos ladrones simulan una gresca que tiene como único fin, distraer la atención de los pasajeros, mientras otro cómplice realiza el trabajo sucio a la víctima que está absorta por la pelea.

El Suertudo
También conocida como "La cascada", es una modalidad sumamente conocida y está cayendo en desuso por estar tan difundida entre la población. El ladrón hace que encuentra un fajo de billetes y te aborda con el objetivo de instarte a repartir el dinero encontrado en una zona escondida y no muy transitada, es en este entonces que vuestra honradez cumple un papel primordial, ya que, si aceptas ir con él a compartir los billetes, te estará esperando otro ladrón y entre ambos te robarán hasta el alma.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Los rateros y sus mañas

Ya casi se ha hecho costumbre convivir con los "enemigos de lo propio", dicho así para cambiar la trillada frase, y es que es de todos los días, tener que lidiar con cuanto mortal se cruce demasiado cerca por nuestro camino para lanzarle una mirada escrupulosa y analizarlo sin girar la cabeza intentando reaccionar al mínimo movimiento que signifique para nosotros una amenaza, tal cual como la serpiente cascabel hace vibrar su cola para advertir su enojo, es de la misma manera que al creernos amenazados hacemos el ademán exagerado de asir con mayor ahínco nuestra mochila, bolso o el paquete que portemos para hacerle saber a nuestro posible atacante que sus intenciones han sido descubiertas, claro está que la mayoría de veces erramos en nuestra predicción, pues el ladrón en potencia resulta ser una gestante, un adulto de la tercera edad o simplemente otra persona que nos mira con los mismos ojos inquisidores.
El objetivo de esta serie de post es tratar de identificar los diversos métodos que nuestros amigos "los choros" (ladrones, rateros, amigos de lo ajeno, pericotes, cacos) utilizan ingeniosamente para urdir sus atracos, y para ello tomo como referencia las experiencias que durante el transcurso de mi vida he fungido, tanto en el papel de víctima como el de testigo.

TODO POR UN RELOJ
Tenía 17 años cuando andaba cerca de lo que hoy es el parque de la exposición por la avenida Wilson, en inmediaciones del instituto Cimas y cerca de la Alianza Francesa, a pesar que sabía de lo inclemente de la zona no tuve reparos en llevar conmigo un modesto reloj que portaba en el brazo izquierdo; mientras caminaba por los lugares mencionados sentí un tirón muy fuerte del brazo donde lo llevaba y es entonces que tomé conciencia en unas cuantas décimas de segundo que estaba siendo víctima de un asalto, como en una anterior oportunidad había evitado el atraco a manos de un piraña mediante un golpe en el rostro, creí que esta vez podía hacer lo mismo he impedir así mi asalto, sin embargo en el fragor de la contienda mientras yo sostenía al pirañon por el brazo y estando dispuesto a propinar otro certero golpe, el cobarde, de la nada sacó una botella de vidrio y me la rompió en el brazo, no sentí dolor alguno, pero la situación del momento hizo que automáticamente dejara escapar al sujeto, pero sabía que algo andaba mal, en unos cuantos segundos sangre a gorgotones comenzó a fluir de la herida, dejando una estela macabra sobre la calzada gris que hacía resaltar más aún el color de mi infortunio. Era consciente que necesitaba ayuda, y es cuando recordé que a una cuadra del lugar, específicamente por el Jr. Washington había una policlínico de Essalud; mientras caminaba presionando mi brazo ensangrentado toda la gente atinaba simplemente a observarme de lejos (recién recuerdo ahora las palabras de mi tía Yola cuando decía furibunda : la gente es una "M", haciendo referencia cuando un ladrón prácticamente la desvistió delante de la multitud sin obtener ayuda alguna, salvo para preguntarle luego de consumado el atraco ¿Qué le robaron señora? , como mi tía no aguanta pulgas, los mandó bien lejos a los pobres curiosos). El caso es que mientras yo perdía cada vez más sangre el dolor iba en ascenso, para llegar al policlínico tenía que bordear toda la cuadra y perdería mucho tiempo, así que corté camino cruzando una playa de estacionamiento que tenía salida al jirón Washington, en medio del tramo ¿Quién lo diría? recibí el auxilio de un chofer de combi que envolvió en su mano un poco de papel higiénico, que de lo segundo no tenía nada, para contribuir con la hemostasia, al que agradecí el gesto. Ya en la puerta del Policlinico Chincha, me encontré con el Huachiman que al ver la sangre caer dio un paso hacia atrás, ..me han cortado ...le dije, y de inmediato me llevaron a cirugía para coserme el brazo. Salí vendado del lugar luego de un par de horas, con un intenso dolor que se acentuaba con las sacudidas del carro, al llegar a casa y tocar la puerta me recibe mi madre y fija su mirada en mi brazo vendado, .. me han robado .. le dije, y ella rompió en llanto.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Sólo 4 Universidades Peruanas se han Acreditado Internacionalmente

Lamentablemente no existe cultura de calidad en las instituciones universitarias peruanas y esto se ve reflejado en que sólo 4 (PUCP, UPC, San Martín y Cayetano)de las 92 universidades peruanas han logrado acreditar algunas de sus carreras. La mayor dificultad a la que se enfrentan las universidades nacionales es la falta de voluntad política y de conciencia de que calidad no solo es mejora tecnológica.
El diario el comercio en su edición del 10 de noviembre hace un análisis concienzudo de la realidad universitaria en materia de calidad educativa. Aquí les presento el texto completo:

PROCESO DE ACREDITACIÓN ESTÁ EN PAÑALES EN NUESTRO PAÍS
Por Katherine Subirana / Ralph Zapata

¿Qué asegura la calidad de la educación universitaria en nuestro país? ¿Acaso el número de universidades? Si fuera así, el Perú sería una de las cabezas del ránking latinoamericano, ya que cuenta con 92 universidades y 35 proyectos de creación de nuevas casas de estudios superiores. Sin embargo, la calidad universitaria depende de otros factores, entre ellos la acreditación.

Según explica la ingeniera Doris Maraví, de la Dirección de Investigación y Calidad Universitaria de la Asamblea Nacional de Rectores, la acreditación es un mecanismo importante porque permite medir la calidad educativa que ofrecen las instituciones educativas peruanas.

Nuestro país, recién en mayo del 2006, mediante la publicación de la ley 28740 que contempla la creación del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE), ingresó a este terreno.

En el caso de las universidades, el encargado de impulsar y verificar el proceso de acreditación es el Consejo Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Universitaria (Coneau).

Según la ley 28740, se pueden acreditar carreras o instituciones, pero "es un proceso voluntario, salvo cuando se trate de las carreras de salud o educación ".

En el caso de la carrera de educación, de acuerdo con la Resolución Ministerial 0173-2008-ED, publicada el 31 de marzo de este año en el boletín de normas legales del diario oficial "El Peruano", el Coneau tenía 90 días calendario de plazo para establecer y publicar los estándares de calidad a los que tienen que adecuarse. Y, aunque el plazo vencía en julio, recién en octubre pasado (tres meses después) se ha terminado de establecer y ahora están redactando los procedimientos para la acreditación, según señala el presidente del Coneau, José Viaña.

En el caso de los estándares para las Facultades de Ciencias de la Salud (que agrupa 12 carreras), aún no se ha empezado a trabajar. "Lo haremos todo el próximo año", aseguró Viaña.

PASOS INCIERTOS
¿Por qué en el Perú se ha avanzado tan poco en acreditación? Para el Dr. José Carlos Flores Molina, director del Instituto para la Calidad de la PUCP, la respuesta es sencilla: porque no existe cultura de calidad.

Flores considera que el problema empieza por la falta de precisión de los estándares de calidad. "Si estos procesos no incluyen requisitos que midan la calidad de ellas, es comprensible que luego estas tampoco consideren necesario hacer una evaluación de la calidad de educación que vienen ofreciendo".

Son pocas las universidades que han lanzado procesos serios de acreditación. Eso se traduce en que solo cuatro (PUCP, UPC, San Martín y Cayetano) han logrado acreditar algunas de sus carreras y otras se encuentren en lentos procesos de autoevaluación, que es el primer paso antes de solicitar la acreditación de una entidad internacional.

Por ejemplo, en San Marcos, solo el 20% de sus 53 carreras ha presentado un informe final de autoevaluación, según el Dr. Julio Ramírez, director de la Oficina de Calidad Académica y Acreditación.

Para Ramírez el proceso iniciado, tanto en San Marcos como en otras universidades, no debe paralizarse y esperar al Coneau, pues viendo la demora de este en la definición de estándares para facultades de educación, es claro que no habrá pronta definición de estándares para las otras carreras. "Los procesos de acreditación han venido avanzando antes del Coneau", concluye.

Y añade que "la mayor dificultad a la que se enfrentan las universidades nacionales es la falta de voluntad política y de conciencia de que calidad no solo es mejora tecnológica".

La doctora Graciela Risco de Domínguez, vicerrectora académica de la UPC, destaca que la acreditación es importante porque otorga garantía pública de la competencia profesional de los egresados y facilita el reconocimiento de títulos y el intercambio de profesionales a nivel nacional e internacional.

En acreditación estamos a la cola de Latinoamérica, al lado de Haití, lo que debe ser un llamado para que las universidades públicas y privadas le presten mayor atención al tema.

CLAVES
Para entender la acreditación
1. La evaluación de la calidad de una universidad incluye: adecuada infraestructura y tecnología, grado académico y nivel de producción de investigaciones de los profesores, rendimiento y evaluación de alumnos y seguimiento a los egresados.
2. El proceso de acreditación sigue tres pasos: autoevaluación, evaluación de un organismo externo y la acreditación propiamente dicha. La acreditación se puede dar por carreras o por instituciones.
3. Los riesgos de la autoevaluación radican en que cada institución educativa establece sus propios parámetros.

DEL CONSULTOR
Acreditación: ¿por qué resistirse?*
¿Cuánto de valor agregado otorga un título universitario? Es posible que para un sector importante de jóvenes pasar por una universidad le sirva de muy poco para el desarrollo de sus capacidades profesionales.


En un mundo globalizado estudiar en una institución que responda a estándares prefijados de calidad es garantía de competitividad. En el Perú no hay cultura de acreditación, son muy pocas las universidades que pasan por este proceso pues, salvo excepciones, la mayoría teme que los resultados de su calidad sean conocidos por sus estudiantes y empleadores, que se descubra la poca pertinencia de su formación.

A sus directivos les interesa poco el destino profesional de sus egresados y la contribución efectiva al desarrollo nacional. Se aprovechan de la fuerte demanda juvenil sin tomar en cuenta que el mercado de formación crece y el comportamiento del consumidor tiende a ser más exigente.

No perciben la acreditación como la herramienta que los ayudaría a conocer los aciertos y limitaciones de la práctica académica y de gestión y a aprovechar para instaurar planes de mejora y elevar el nivel de competitividad institucional.

La experiencia comparada enseña que la acreditación aumenta el prestigio y la demanda de las universidades, así como crecen las probabilidades de que sus egresados consigan un empleo en su profesión.

Es preciso que la acreditación en el Perú responda a estándares internacionales. Así los profesionales peruanos que migran enfrentarían menos problemas para que les sean reconocidos sus estudios cuando postulan a un trabajo.

http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/HTML/2008-11-10/solo-4-universidades-han-acreditado-internacionalmente.html

jueves, 6 de noviembre de 2008

¿De qué sirvió la regionalización?

Recordando el fallido intento del gobierno de Alejandro Toledo por crear macroregiones que integrase a ciertos departamentos con características y potenciales afines, recién ahora se valora este concepto de regionalización que en su momento fue tan vapuleado y criticado por la oposición mezquina que siempre dio muestra de su intolerancia, a pesar de ello el referéndum para tal fin fue realizado con la consiguiente derrota de esta propuesta que evitaría los graves problemas que hoy se presentan especialmente en la convulsionada región Tacna.
Lidiar con 24 presidentes regionales cuyas exigencias no son precisamente las mismas ha puesto de manifiesto que este sistema se está volviendo inmanejable políticamente, considerando que cada uno y en virtud de su ideología hace de su gobierno regional literalmente una trinchera de guerra, generando un clima de zozobra y conflicto con el gobierno central, así es el caso del presidente regional de Puno quien cuyo pensamiento cuasisenderista ha intentado si es que no lo ha hecho ya, legalizar el cultivo de hoja de coca en contraposición con las normas dadas por el gobierno central, como este ejemplo hay muchos que lamentablemente demuestran la ineficiencia de este sistema que solamente ha generado corrupción, incompetencias y deplorables asonadas violentistas.
Las protestas como en todo régimen democrático son válidas y constituyen un derecho, sin embargo, cuando estas alcanzan ingentes niveles de violencia como es en el caso de Tacna, es cuando el estado, dentro de los marcos legales, debe imponer su mano dura y reprimir severamente a los contados basiliscos que felizmente son pocos para detener esta convulsión que ya ha cobrado vidas.

martes, 4 de noviembre de 2008

El Apartheid Chicha

Nos rasgamos las vestiduras cuando alguien pretende discriminar a una persona valorándola simplemente por su aspecto racial y soslayando injustamente sus capacidades y virtudes; de alguna u otra manera este poder de indignación que muchas veces fluctúa según la conveniencia y contexto en el ciudadano peruano ha servido para siquiera solapar la explícita segregación que en el pasado se hacía. Hoy en día la sociedad peruana reprueba todo acto discriminatorio, sin embargo, la convicción de sus censuras deja mucho que desear, al poner de manifiesto en muchos de los casos los verdaderos complejos que tras la faceta de adalid de la igualdad se esconde. Tenía yo una paciente en Internado, que elegantísima ella realizaba labor social en el programa de voluntariado del hospital neoplásica, a simple vista era un desborde de virtudes humanitarias y altruistas, que por todo lo que contaba acerca de su labor, creí inocentemente, incluso llegue a entablar cierta empatía y admiración por lo noble de su tarea y la manera como distribuía su tiempo para tal fin, el caso es que en cierta oportunidad se acercó a la clínica para su atención acompañada de la empleada de servicio, cuando me dirijo hacia ella para informarle que podía ingresar a sala, aún no se había percatado de mi presencia ya que estaba riñendo con voz baja a la empleada y choleandola despectivamente al mismo tiempo, mientras la mujer en silencio recibía cada insulto de esta filántropa caviar si cabe el término. Desde ese entonces ante los corderos soy muy cauteloso y busco escrupulosamente el surco entre la piel de su rostro y el antifaz.
PD: Excelente lectura sobre el tema, del libro que sirvió como imagen para este post.