sábado, 18 de octubre de 2008

Domitila Dice...

La doctrina marxista que siempre me ha sido ajena y poco tolerada, la vi por un instante como el tierno gatito capaz de despertar sentimientos nunca antes experimentados, siempre hemos tenido la versión vista desde el poder, desde quienes administran e imparten justicia, desde quienes de los medios informan tras un escritorio pulcro y con calefacción agradable, pero pocas veces hemos tenido la oportunidad de trasladarnos al lado contrario, al lado de los dirigentes, al lado de la comunidad ávida en busca de su justicia, no al terrorismo demencial y salvaje que expresa su lucha con armas asesinas, sino adentrarnos en el pensamiento de la población campesina, obrera y trabajadora con el ahínco bronco que de su raza destila y anteponiendo el valor por sobre cualquier explotación de los que parecen comulgar con la esvástica.
Llegó a mis manos una de las reliquias de la familia que a pesar de los 33 años transcurridos, su contenido, creo yo, no ha perdido vigencia, me refiero al libro : "si me permiten hablar... testimonio de Domitila, una mujer de las minas de Bolivia", recogido por Moema Viezzer.
Sabemos todos que Bolivia siempre se ha presentado convulsionada y es quizá uno de los países más pobres de América, estas dos característica estrechas entre sí, nos muestran la desazón hacia sus gobernantes y al sistema económico impuesto que el pueblo altiplánico vive hasta el día de hoy, pero esto no es algo reciente, sino que viene de décadas atrás, en las que se evidenciaba la enorme explotación por parte del estado y de las empresas extranjeras hacia la población obrera que ha visto en la lucha sindical y hasta armada en algunos casos visos de solución por llegar al poder, es en este contexto que se da el testimonio de una valiosa mujer llamada Domitila Barrios de Chungará en el año 1976, en el libro nos cuenta las tribulaciones que como madre y dirigente sindical sufrió a manos del ejército boliviano, quienes asesinaron a muchos pobladores de la comunidad minera siglo XX en las masacres conocidas como la matanza de Setiembre y San Juan atribuyéndoles pertencer a las guerrilas nacientes en ese entonces, también cuenta como fue encarcelada estando embarazada y salvajemente torturada, llegando incluso a perder piezas dentarias por varios puñetes propinados en el rostro con un guante metálico a tal punto de dejarla inconsciente, es en este estado que dió a luz en el frío piso a su bebe que murió desatendido y congelado. La torturas de esta mujer se equiparan sólo con el coraje que de ella fluye, con su enorme valentía y sentido de justicia hacía la comunidad minera en la que habitaba, buscó incesante la verdadera libertad de su pueblo y no claudicó en ningún momento ante el embate del poder de turno. Hoy vive en Cochabamba y a sus 71 años la lucha es contra el cáncer, pero sus convicciones siguen inquebrantables y califica al gobierno de Evo Morales como parte del sistema. Domitila Barrios de Chungara, un testimonio que bien vale la pena leer.
Parte del libro puede ser leído y de manera gratuita : aquí

2 comentarios:

Doug Rose dijo...

Muchacho, ¿qué tienes con mi pata Marco Sifuentes?. No seas buscapleitos. Tanto te duele que le digan zambacanuta a tu universidad. Son inútiles tus esfuerzos por darle una reputación de la que carece y, ciertamente, no tienes la culpa de lo que es. El prestigio no te lo da certificaciones tontas o encuestas o cualquier documento que me he enterado te encanta recordar, porque ese tipo de cositas arrastra a más creyentes de la publicidad, las grandes Universidades no necesitan reafirmarse en su grandeza o prostituirse publicamente. Un modesto consejo: si aprecias a tu U. qué importa lo que digan de ella, exprimela de verás (como dicen en su comercial o era en la de Lima, no recuerdo...). Saludos.

PD: Disculpa la intolerancia precedente en un comentario que te suscribí, eres libre de equivocarte y es de ignorantes no tolerar una disidencia.

Doug Rose dijo...

Ah... acabo de volver a entrar a tu blog y tengo entendido que consideras que sabes más que yo o algo así escribiste, lástima que lo borrases. Pero vamos te solicito vuelvas a escribir esas lineas que me referiste. Cómo dirían ¡Muy buena! XD